¡Regístrate para Micro Gladiator: $2K Gtd antes de las 19:30 UTC para obtener tu entrada gratis para el Freeroll Early Bird!

Jugar ahora
Close

Poker School

Cuánto apostar y con cuánto contribuir al bote en el poker

Aprender cuánto se debe apostar es una habilidad crucial al jugar. Apostar la cantidad correcta garantizará que gana más manos y sufre menos si las cosas no salen bien. Hay muchos factores a tener en cuenta al decidir cuánto se debe apostar.

Es muy importante apostar la cantidad correcta – ya que los errores cuestan mucho. El tamaño de la apuesta debe estar relacionado con su posición en la mesa y el estado de sus cartas y del flop.

Primero hay que decir que una apuesta estándar antes del flop (se suele decir que una apuesta pre-flop debe ser 3 veces la ciega grande) puede ser una táctica peligrosa ya que solo con que otros cuantos jugadores igualen su apuesta el bote crecerá tan rápidamente que muchos otros jugadores querrán competir para ganarlo. Además, no podrá valorar las manos de los otros jugadores ya que todos apostarán teniendo en mente un bote grande y no lo buena que sean sus manos.

Significa que debe jugar más agresivamente para atemorizar a los jugadores que tengan una buena mano para el bote. Una apuesta mayor también le permitirá ver qué jugadores tienen buenas manos ya que solo ellos seguirán jugando. Si hace una apuesta grande, significará que quien quiera seguir en la mano tendrá que aumentar su apuesta, por lo que el bote crecerá enormemente. Úselo para su ventaja.

Es hora de tratar con detalle dos de los aspectos más importantes de las apuestas:

Apuestas de valor

Así que tiene una buena mano, pero... ¿lo suficientemente buena? Aquí le mostramos cómo decidir si sus cartas merecen la pena apostar, incluido:

Proyectos y manos ganadoras

En el poker, solo hay dos tipos de manos – las manos ganadoras y los proyectos. Sin tener en cuenta sus cartas, cualquier mano que no sea la mejor mano es técnicamente un proyecto (porque espera que se convierta en la mejor mano más tarde).

Así que si su mano no es la ganadora (aún), deberá decidir si el proyecto merece la pena seguirlo, y de ser así, cómo va a apostar. Esto depende de dos factores:

  1. ¿Cuántas cartas posibles hay para conseguir la potencial mano ganadora?
  2. ¿Es grande el bote? O aún mejor, ¿llegará a ser muy grande el bote?

También tiene que decidir qué tienen sus oponentes, o qué podrían tener. Esto le dará las probabilidades implícitas inversas – las posibilidades de que la carta que forme su mano pueda darle a su oponente una mano aún mejor.

Cálculo de las posibles cartas del proyecto

Mostremos cómo funciona esto con algunos ejemplos.

Ejemplo de Mano 1

Flop: J♥ 9♥ 2♣
Su mano: Q♦ 10♠

No hay mucho sobre lo qué basarse. El jugador que ha subido pre-flop ha sido agresivo, por lo que usted piensa que tiene una pareja superior. Otros dos jugadores han igualado su apuesta y han subido, por lo que pueden tener un proyecto de color.

¿Cómo calcula las posibles cartas de su proyecto en este caso? De cada ocho cartas con las que pueda formar la escalera, tres no son buenas (cualesquiera dos que puedan formar el color del jugador que ha igualado y la carta superior con la que el jugador que ha subido pueda conseguir el trío). Eso le deja con cinco posibles cartas en total.

Ejemplo de Mano 2

Flop: J♣ 6♦ 5♣
Su mano: A♣ K♣

Aquí tenemos nueve posibles cartas claras (nueve tréboles) y dos cartas superiores, así que son seis posibles cartas más. Si sale un as o un rey, debe ser suficiente para ganar el bote.

Pero si dos jugadores igualan su subida en el botón, puede ser que tengan K-J o A-J. Uno de ellos incluso puede haber conseguido un trío en el flop.

Ya que las cartas superiores son dudosas, una buena regla es dividirlas por al mitad. Así que tres posibles cartas en vez de seis – 12 en total.

Como se puede ver, calculas las posibles cartas no es una ciencia exacta, pero es la mejor forma de decidir si seguir adelante o no. Se podría decir que con un mínimo de ocho posibles cartas, puede apostar fuerte en el flop. Su mano es lo suficientemente buena como para llegar hasta el river. De hecho si está en posición, haga todo lo posible para intentarlo y llevarse una carta gratis en el turn.

Tamaño del bote

Tras saber las posibles cartas para su proyecto, debe calcular las probabilidades del bote. Recuerde que no nos importa lo grande que es el bote – nos importa lo grande que llegará a ser. Así que debe preguntarse, ¿van a seguir sus oponentes añadiendo fichas? ¿Hará lo mismo en el turn (especialmente si forma su mano) el jugador que le iguala en el flop?

Si las probabilidades del bote son buenas, debe seguir jugando. De hecho, si no lo hace está perdiendo dinero. Pero recuerde siempre las probabilidades implícitas inversas.

Ejemplo de Mano 3

Uste subre pre-flop y cuatro jugadores igualan, así que decide igualar desde la ciega grande.

Su mano: 8♥ 9♥
Flop: 10♥ J♣ 4♠

Quizás haya conseguido en el flop un proyecto de escalera abierto, pero no se emocione mucho. Si el jugador que subió pre-flop tiene A-K (que no es poco probable), una reina sería mala noticia. Así que juegue la mano como si solo tuviera cuatro posibles cartas.

El valor es relativo

Las segundas mejores manos tienden a ser caras, así que asegúrese de que si consigue su carta superior, nadie más tiene doble pareja – o si consigue doble pareja que nadie haya conseguido una escalera y así sucesivamente.

También existe la posibilidad de perder el proyecto en las siguientes calles (al convertirse los tríos en full houses y los colores en mayores). Así que si su mano parece lo suficientemente buena, debe pensar qué hacer para avanzar ahora - o espera y potencialmente perder la ventaja.

Reglas de la mesa

Mucho dependerá también del estilo de juego en la mesa. Por ejemplo:

  • ¿Es la mesa muy loose o tight después del flop?
    Cuanto más tight sea la mesa, más cuidadoso debe ser para seguir el bote, y viceversa.
  • ¿Es la mesa pasiva o agresiva tras el flop?
    Una mesa agresiva hace que seguir el bote sea caro. En una mesa pasiva, se enfrentará a menos re-subidas y conseguirá más cartas gratis.
  • Si sigue y pierde, ¿puede farolear?
    Por supuesto que sí – pero no farolee con un mal jugador o alguien a quien no se pueda farolear. Asegúrese de que el farol tiene sentido. Si farolea y le cogen, retírese - es buena publicidad.

Generalmente cuando se sigue un bote, tiene sentido ser agresivo. Si va a igualar, ¿por qué no subir? Los semi-faroles son una jugada bastante buena y eliminarán a muchos oponentes.

Cuándo igualar por valor

Lo sabemos – igualar es duro. Al crear su seguridad como jugador, lo último que quiere hacer es enfrentarse a un jugador y perder.

De hecho, eso es exactamente lo que debe hacer. Si los demás saben que está preparado a jugar cartas marginales, le producirán más dinero cuando tenga una mano buena.

Lo más importante es que su apuesta tenga sentido, según el estilo de juego y gama de manos de su oponente en esta situación. Si a su oponente no le importa apostar con un as de carta alta o pareja en el turn, podrá calcular a qué se enfrenta. Por lo general, cuanto más agresiva sea la apuesta, con más razón debería igualar. Y si tiene razones para pensar que su oponente está faroleando – y las probabilidades del bote son correctas – definitivamente debe igualar.

Ejemplo de Mano

Se enfrenta a un jugador head-to-head con un flop de 9♠ 7♠ 4♣. Su oponente apuesta $4 y usted iguala con 5♠ 6♠. El turn es 5♦ y ambos pasan. El river es J♥ y su oponente apuesta $8.

Ahora hay $68 en el bote, y se necesitan $16 para igualar. Así que incluso si solo tiene una probabilidad de tres de tener la mejor mano, es correcto igualar.

Apuestas de continuación